Que una hora tiene sesenta minutos no es una novedad, tampoco lo es que estos se compongan a su vez por sesenta segundos… Lo que los hace diferentes es aquéllo en lo que los invertimos, por eso:

Tómate tu tiempo para decidir e incluso para dejarte llevar… Para distinguir entre qué es importante y qué no lo es, para salir y entrar, para hacer la maleta, contemplar un cuadro, leer un buen libro o disfrutar de una mala película -así valorarás más las obras maestras-. Tómate tu tiempo para estar con los que quieres, tumbarte al sol y, cómo no, cantar bajo la lluvia cual Gene Kelly.

lluvia

Celebra los días en los que no te has enfadado, en los que sientes que has aprovechado cada instante, en los que has bailado, en los que has recibido una llamada que esperabas -o no-, en los que sientes que has ayudado a alguien, en los que has escuchado una buena noticia, en los que has comido sin llevar la cuenta de las calorías que entraban en tu cuerpo… Celebra los días en los que, simplemente, has disfrutado.

nino-hablando-por-telefono

No lleves la cuenta de las horas que te quedan por pasar en la oficina o estudiando, de las que te quedan por pagar en tu academia de francés, de aquéllas que debes pasar planchando, barriendo o poniendo lavadoras… No lleves la cuenta de las horas en las que has discutido con alguien, de esas en las que te has sentido torpe e insignificante o en las que te ha parecido que nada tenía sentido.

limpiando67

Para concluir con las mismas obviedades con las que empezamos -pero que de vez en cuando viene bien recordar- diremos que el tiempo no vuelve, que se escapa y que es bonito sentir que se ha exprimido con quien se quiere, haciendo lo que se quiere. Esto último es un absoluto lujo al alcance de muy pocos, pero lo que sí podemos hacer es, al menos, buscarlo e intentarlo…

Si tú me dices “Tempus fugit”, yo te digo “Carpe diem”.

@RocioLacave

0 comentarios en “A tempus fugit… ¡Carpe diem!”

  1. Ahora que lo dices, yo voy a empezar a celebrar los días que no me he enfadado…que he empezado el año con el genio torcido y no es forma. A partir de ahora espero poder celebrarlo todos los días 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *