Enero es comienzo, es el momento de dar rienda suelta a esos buenos propósitos que se irán viendo realizados a lo largo de los próximos doce meses. Siéntete capaz ahora que todo empieza, porque seguramente tengas días en los que las fuerzas flaquearán, pero ahora debes estar sobrado de ganas, ilusión y aspiraciones. Ya vendrá la caída de hojas del calendario o, lo que es lo mismo, el paso del tiempo, que irá poniendo todo en su sitio.

te lo dije cantando
Pitnerest

Ya hemos hablado muchas veces del tiempo en este blog, haciendo hincapié en que su verdadero valor reside en aquello en lo que lo transformas. Por eso, quiero convertir este 8 de enero -como cada año- en un GRACIAS que atraviese la pantalla de tu ordenador, de tu tablet, de tu teléfono móvil; en un gracias que no entienda de distancias, para asegurarme de que lo recibes y puedes llegar a entender lo que para mí supone que estés ahí, leyendo estas líneas. Es un gracias que se sustenta en recuerdos, aquellos que me transportan al 8 de enero de 2013, en el que tuve una idea y nació Te lo dije cantando.

te lo dije cantando
Pinterest

E inevitablemente, cuando echas la vista atrás, te ves allí y te preguntas cosas acerca de ti y de todo lo que viviste por aquel entonces. Ni mejor, ni peor, fue una etapa vital que pasó, de la que aprendí mucho y que me hizo entender que nuestros tiempos no son los que mandan, porque sencillamente no son perfectos. Me dio mucho más de lo que me quitó, me hizo reflexionar y crecer, me concedió una segunda y una tercera oportunidad que más tarde abrazaría con ganas; me reconcilió con un pasado, un presente y un futuro que ahora estoy viviendo; me hizo volver a la casilla de salida con más ganas que miedo y eso fue lo que me animó a continuar intentándolo. Desde entonces, he vuelto a caer mil veces, pero probablemente gracias a todo aquello he podido levantarme mil más una… Y lo que nos queda, porque al fin y al cabo para eso estamos.

te lo dije cantando
Pinterest

Y, en medio de todo aquello, Te lo dije cantando. Mi pequeña “criatura” ya va cogiendo cuerpo, un lustro es mucho tiempo, se necesita mucho menos para cambiar una vida… Ya sabes, apenas un segundo. Lo que nació como un “a ver qué sale de aquí”, ha derivado en un “necesito expresarme” y, de uno a otro, han pasado muchas cosas que me han convertido a mí en quien soy y a esto que lees en algo más que un montón de letras. La tentación de parar, de descansar por un tiempo o indefinidamente, siempre está ahí. La falta de inspiración, de tiempo o de ganas acecha y cada vez con más insistencia, pero siempre llega un mensaje en el momento oportuno para seguir, que me hace creer que merece la pena… La Providencia no improvisa y yo lo agradezco enormemente.

telodijecantando
Pinterest

Este post puede parecer más personal que todos los anteriores, pero la única diferencia es que esta vez lo estoy escribiendo en primera persona. Año tras año, me permito -cada 8 de enero- hacerlo así; mirar atrás, agradecer, reflexionar sobre lo que doy y lo que recibo a través de estas líneas y tomar fuerzas para el nuevo año; sentir que siempre hay alguien a quien no he llegado y proponerme que se una a esta gran familia, por el simple placer de recibirle, que se sienta a gusto y que decida quedarse. 

telodijecantando
Pinterest

Te lo dije cantando hace cinco años por primera vez, te lo dije con unas ganas tremendas de llegar a todos y una ilusión que aún hoy mantengo intacta. Te lo dije también a ti, que descubriste el blog en algún momento a lo largo de este tiempo, que te acordaste de alguien y se lo mandaste, que te sentiste identificado y te lo aprendiste de memoria. Te lo dije a ti, que me animaste a evolucionar, a introducir algunos cambios que modificaran la apariencia, conservando la esencia. Te lo dije a ti que me hiciste saber que continúas ahí, aunque no leas todo lo que escribo.

telodijecantando
Pinterest

Te lo dije cantando hace cinco años, lo repito porque me parece mentira que haya pasado tanto tiempo y tantas cosas desde entonces. Y, al final, llego a la conclusión de que no es casualidad que el título real de la canción que inspiró este blog sea “Canta, corazón”Seguiré poniéndolo en cada línea, como hasta ahora.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *