Cuando vas al volante sueles fijar tu atención al frente, sin perder la vista a lo que sucede detrás e incluso a los lados; pones atención para no atropellar a nadie y respetas señales y semáforos; procuras no chocar con nadie, ni cuando circulas ni a la hora de aparcar, en definitiva intentas llegar a tu destino sin un roce. Si viviéramos como conducimos probablemente nos iría mejor…

Pinterest
Pinterest

Imagina que tienes en mente pasado y futuro sin descuidar el presente, que es uno de los errores que cometemos con más asiduidad. De acuerdo que puedes mirar por el retrovisor para tener bien claro lo que dejas atrás, pero tienes unas maravillosas ventanas a los dos lados, no dejes de ver lo que te rodea, aquello que quieres esquivar y aquello que quieres encontrarte la próxima vez que pares, cuando el semáforo se vuelva a poner en rojo. No aceleres demasiado, no tengas prisa por llegar, eso que ansías alcanzar que se llama futuro, se convierte en presente cuando por fin llegas a él… ¿Ves cómo debes centrar todos tus esfuerzos en el “aquí y ahora”?

Pinterest
Pinterest

¿Qué pasaría si el resultado de hacer daño a alguien fuera el mismo que cuando le atropellas? Creo que irías con más cuidado. Nos asustan más las heridas en el cuerpo que las que no se ven y, en ocasiones, son igual de graves. Todo lo que hacemos y decimos tiene consecuencias en nosotros y, por supuesto, en los demás… Y hay colisiones, choques frontales, que no habrá mecánico capaz de arreglar, sólo nos quedará darle tiempo al tiempo, pero a veces ni eso lo solucionará. No es cuestión de chapa y pintura, en este caso hablamos de sentimientos.

Pinterest
Pinterest

En el momento en el que tuerces a la derecha o a la izquierda, siempre lo avisas con el intermitente, ¿verdad? Pues que en la vida real los demás también sepan qué dirección vas a tomar, que se te vea venir, que seas una persona clara, leal y honesta. Olvídate de garantías que nadie podrá darte, de palabras que te aseguren que todo saldrá bien, de hechos que te confirmen que no debes tener miedo, las señales sólo están en la carretera.

Pinterest
Pinterest

Más bien se trata de arriesgar, de dar un volantazo si se tercia, de ofrecer lo mejor de ti teniendo la certeza de que dejarás algo en el fondo de esa persona con la que te cruces. Aunque la adelantes o aunque te quedes atrás, aunque no sigáis el mismo camino, que te recuerde con cariño y no porque le hiciste una marca en su coche…

Y entonces, imagina que llegas a tu destino sin un solo rasguño…

Pinterest
Pinterest

 @RocioLacave

4 comentarios en “Conduciendo por la vida”

  1. Genial como siempre Rocío, cuantas verdades y cuantas reflexiones,una pregunta, y que hacemos si nos sentimos como atrapados en un gran atasco que no nos deja avanzar y llegar a nuestro destino?????un besote guapa y ya estoy deseando el siguiente post.

    1. Muchas gracias por tu comentario, Bea 🙂 La verdad es que los atascos son un latazo, pero lo bueno es que nunca son eternos, aunque sea poco a poco vas avanzando hasta que al final puedes pegar el acelerón 🙂 jejej

  2. Muy interesante reflexión. Como bien dices, sería bonito avisar y que fuéramos avisados de la dirección que quiere tomar cada uno en la vida, pero garantías ciertas no hay, y dado que hay gente que conduce como conduce… Habrá que conformarse con lo que tenemos.

    Me ha gustado muchísimo, enhorabuena
    Patricia

    1. Muchísimas gracias por tu comentario, Patricia. En este caso todos tenemos “carnet de conducir”, aunque no pongamos en práctica las normas que hemos aprendido… 😉 Pero merece la pena ponerse al volante ¡siempre!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *