Los premios no caen del cielo, las mejores noticias no llegan solas, hay que ponerse en camino y hacer que sucedan, es cierto que hay momentos en la vida en los que estamos más “peleones” y otros en los que nos sentimos sin fuerzas para alcanzar la meta que nos habíamos propuesto… Son estados de ánimo que se suceden en la vida y que nos sitúan en un lugar u otro, en nosotros está no estancarnos y evolucionar, a pesar de todo, a pesar de todos. 

te lo dije cantando
Robert Doisneau

Deshojar margaritas es algo que todos hemos hecho alguna vez y hemos comprobado que lo único que nos queda después de hacerlo es un montón de pétalos en la mano, una flor que -podría decirse- ha dejado de serlo y un “sí” o un “no” que no se sostienen. Desmenuzando las flores que caen en nuestras manos no vamos a construir el futuro en el que nos gustaría instalarnos más adelante, más bien deberíamos plantarlas, regarlas y verlas crecer. Quien habla de un jardín, habla de una vida en general.

te lo dije cantando
Pinterest

Y pensando en todo esto, llego a la conclusión de que yo no quiero tener buena suerte, prefiero merecerla, hacer todo lo que esté en mis manos para pronunciar dos sencillas palabras que, a veces, lo son todo… ¡Lo conseguí! Al fin y al cabo, la ilusión que te provoca recibir un regalo, no puede compararse con la satisfacción que sientes al obtener un premio, porque éste último es merecido y el primero no siempre lo es.

playa
Alejandra Casado

Comparte con los que te quieren esa alegría, comprobarás que siempre han estado ahí, que permanecieron y te sostuvieron cuando ni tú mismo creías en ti. Es pura justicia que te acompañen a recoger tus frutos, parte de la cosecha es suya, que no se te olvide. Sentir que das los pasos en la dirección correcta o que un día te desviaste pero que conseguiste recuperar el rumbo; sentir que nunca es tarde para hacer las cosas bien o que rectificar es una segunda oportunidad que solo te puedes conceder tú mismo; sentir que las cuentas acaban saliendo cuando te empeñas en seguir sumando y no tanto en restar o dividir…

Pinterest
Pinterest

Sentir que recibiste un regalo y que has sido capaz de transformarlo en un premio porque, al fin, lo mereces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *