Quizá porque perdemos demasiado pronto la sana costumbre de sorprendernos, quizá porque lo cotidiano no deja espacio para nada más o quizá porque al final del día es cuando nos damos cuenta de que éste toca a su fin, sin que hayamos hecho todo lo que queríamos hacer.

Por eso, antes de que esa sensación vuelva a aparecer en nuestras vidas una noche más, quería hacer un alegato a favor del “de repente”. Las mejores decisiones son las que se toman de repente, sin apenas tiempo para discernir si nos arrepentiremos más adelante, aquéllas en las que no pensamos demasiado qué consecuencias tendrán… En definitiva, esas en las que prima el “aquí y ahora”.

decisiones

Esto no es un llamamiento a la más absoluta irresponsabilidad, aunque algunos pudieran pensarlo, es más bien un “toc, toc” a la puerta tras la que se esconden nuestros proyectos del día a día, esos que no por poco ambiciosos son menos relevantes…

Desgraciadamente, a lo largo de la vida, hay que tomar partido por unas u otras opciones calibrando muy bien consecuencias, pros y contras… Sin embargo, hay muchas otras ocasiones en las que podemos lanzarnos a la piscina, ¡y de cabeza! Es ahí, en esos casos, en los que adoro los “de repente”.

bebe-en-piscina-gracioso

De repente decides comprar un billete de tren, ese que te lleva al sitio en el que más deseas estar; de repente vas al teatro, a esa obra de la que te han hablado tan bien; de repente sales a tomar una copa aunque no te apetezca nada, nunca sabes lo que te puede deparar la noche -como diría una muy buena amiga mía ¿¿y si se lo pasan bien sin mí??-; de repente tomas la determinación de arriesgar lo que ya tienes por lo que puedes llegar a tener, ¿insatisfecho con algo? ¡¡busca y encuentra…!!

AOS_40~1

De repente te das cuenta de que ninguna de estas decisiones ha arruinado tu vida… Es decir, que si alguna de ellas no ha salido todo lo bien que esperabas no ha supuesto un vuelco del que no te puedas recuperar. Elige en qué momentos puedes “de repentear” y recuerda, como he leído por ahí, que si alguien te pregunta qué tomas para ser feliz, simplemente tienes que decirle… ¡decisiones!

8 thoughts on “De repente…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *