Estos días nos hemos incorporado a la rutina con esa mezcla de nostalgia por lo vivido y pereza ante lo que está por venir, con desgana porque creemos que estamos de vuelta de todo y haciendo la cuenta atrás para las próximas vacaciones. Nos equivocamos si dejamos que esa sensación se instale en nosotros, rebasando ese día que por derecho le corresponde, estaríamos malgastando unas horas que no volverán, que pueden llegar a convertirse en inolvidables según en qué las emplees y, sobre todo, con quién.

Pinterest
Pinterest

Las listas de buenos propósitos se van volviendo menos ambiciosas, más realistas; nosotros nos vamos ubicando en una nueva línea de salida, tan parecida y a la vez tan diferente a aquella de la que partíamos en septiembre… Es tiempo de elegir, de tomar decisiones, de aquí o allí, de parar o seguir, de sí o no. Las medias tintas van tomando color, los borrones se han ido disipando y las cuentas nuevas quieren seguir siendo escritas a partir de aquel punto y seguido, por donde las dejaste.

Pinterest
Pinterest

Las sorpresas siguen ahí, a la vuelta de la esquina, listas para ser descubiertas justo cuando les corresponde, esto es cuando tú menos lo esperas. Las buenas y malas noticias continuarán alternándose en tu vida como lo han hecho hasta ahora y tus reacciones dirán de ti todo lo que eres, esto te acercará a algunas personas y te alejará de otras, pura selección natural. Todo esto bajo el sol de enero que, cuando sale, cala hasta los huesos y nos recuerda lo bueno que aún está por venir.

Pinterest
Pinterest

Es un volver a empezar que el calendario decide regalarnos, es una toma de conciencia de lo que hemos conseguido y de los proyectos que están esperando a que reunamos fuerzas y, por fin, nos atrevamos. Es un sueño del que despertar para ponernos manos a la obra, es compartirlo con aquellos que nos transmiten ilusión, por si la nuestra falla en algún momento.

Pinterest
Pinterest

Y, cuando queramos darnos cuenta, estaremos llegando a la meta que de nuevo nos sitúa en otro punto de partida, tan igual y tan distinto… 

 

4 comentarios en “En el punto de partida”

  1. Pero cuánta razón tienes partené de mi alma… y qué gusto da leerte… es como si pusieras orden en todo el desorden que tenemos dentro, y eso da mucha paz… Ole tú!!!! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *