Y así, como quien no quiere la cosa, llegamos al ecuador de nuestro querido 2013… Julio viene cargado de días al sol, de paseos en bicicleta, de libros y más libros, de “how are you?”, de arena en los pies, de cenas interminables y reencuentros muy esperados. Pero también, y esto ocurre el resto de meses, habrá noches en las que el mejor plan será ver una buena película, a veces tendremos la suerte de dar con obras maestras, otras más mediocres, pero tómate tu tiempo para disfrutar de todas ellas.

Google Imágenes
Google Imágenes

El séptimo arte tiene la virtud de salvar esas noches en las que no parecía que fuera a pasar nada especial, porque simplemente empezó dándole a “play”. Me gustaría compartir con vosotros algunas películas que a mí me encantaron en su día, cuando las vi por primera vez, y seguro tiraré de alguna de ellas cualquiera de estos días del mes que divide el año en dos… De alguna de ellas ¡me pierde su banda sonora!

Cinema Paradiso. Muchos coincidiréis conmigo en que es, simplemente, sublime. Comienza con el anuncio de una muerte que hace que su protagonista, Totó, recuerde su infancia, que pasó metido en una cabina de cine ayudando a Alfredo, cuyo fallecimiento da inicio a la película. El cine es el principal hilo conductor de esta hitoria, que narra la evolución de Totó desde niño, pasando por su adolescencia y primeros amores y, cómo no, por los sabios consejos de Alfredo. El final es absolutamente memorable, con un regalo inesperado para nuestro protagonista, legado por el que fuera como un padre para él, algo muy especial que le reconciliará definitivamente con su infancia. “Hagas lo que hagas, ámalo. Como hiciste con la cabina del Cine Paradiso”, sin duda el mejor consejo.

te lo dije cantando

Adivina quién viene a cenar esta noche. Si seguís el blog desde el principio recordaréis la foto con la que ilustré el primer post, un anciano Spencer Tracy mirando embobado a una mayorcísima -y espectacular- Katharine Hepburn, pues precisamente fue tomada durante la grabación de esta película. En ella interpretaban a los padres de una chica que decidía casarse con un hombre negro, mucho mayor que ella y viudo, nada menos que Sidney Poitier. Al principio se muestran reacios, pero conforme va transcurriendo la trama su opinión cambia, dando lugar a una escena final en la que el padre da un discurso delante de sus consuegros espectacular. Se trata de un alegato a favor del amor más sincero, del que hace frente a las hipocresías de los demás, a los prejuicios y a las dificultades que ya de por sí tiene cualquier matrimonio. De todo lo que dice, me quedaría con una frase que pronuncia casi al final, mirando a su mujer: “Si ellos se quieren la mitad de lo que nosotros nos quisimos será suficiente”.

khepburn2

El diario de Noa. Creo que es imprescindible en cualquier lista de películas que se precie. Probablemente las haya mejores, más bonitas, con mejores actores o con una fotografía más espectacular… Pero creo que es de las mejores películas románticas que se han hecho últimamente -a estas alturas os habréis dado cuenta de que me pierde ese género-. Se trata de una historia que comienza en una residencia y prefiero no entrar más en detalles porque probablemente acabaría desvelando datos que, aunque parezcan obvios, al espectador le gustará llegar por sí mismo. Pero eso sí, dejadme deciros que no es una película simple, nada de “chico, chica se enamoran sin más”, habla también de un amor sin condiciones, que está por encima de todo, en la salud y en la enfermedad. Creo que no deja indiferente a nadie.

te lo dije cantando

El estudiante. El choque generacional que se produce entre un señor de setenta años que se inscribe en la Universidad y un grupo de jóvenes da como resultado esta película mejicana, que demuestra cómo lo más importante no lo enseñan los libros. Los chicos, sin apenas darse cuenta, aprenden de Chano -que así se llama el protagonista- cuáles son las cosas que dan verdadero sentido a la vida, desprendiéndose de lo superficial y yendo a lo fundamental. Es una historia de superación, que combina humor y drama, con un lugar para el amor y la amistad. Una película que, sin duda, da que pensar. “Enséñales a querer…”

hqdefault

Sonrisas y lágrimas. No podía acabar con otra película, es mi preferida, es de esas que puedo ver en cualquier idioma y la entiendo a la perfección porque ¡me la sé de memoria! La mayoría sabréis de qué trata, algunos se quedan en “una monja que cuida a los hijos de un capitán y acaba enamorándose de él”, pero es mucho más, no hay que olvidar que se desarrolla con la ocupación nazi de Austria como telón de fondo. Efectivamente hay una historia de amor, pero no muy usual, y una banda sonora que todos hemos tarareado alguna vez. Para mí, es una obra maestra, por los actores, la historia y las canciones.

05813ab3aee98933ce79c3b99057cdc5

Espero que disfrutéis de esta personal selección tanto como yo he disfrutado haciéndola y recordando todo lo que me gustan. ¡Tienen razón cuando le llaman el séptimo arte!

@RocioLacave

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *