Hace unos días la “súper luna” paró nuestras vidas… Algunos informativos abrieron anunciando que este fenómeno ya había tenido lugar a finales de la década de los cuarenta y que no se volvería a repetir hasta dentro de treinta años aproximadamente, que era una ocasión única, que la percibiríamos más grande, más brillante… Y todos, de alguna u otra forma, acabamos mirando al cielo.

telodijecantando
Pinterest

Es bonito pensar que ese día recibió tantas miradas, tantos deseos… Siendo la misma de siempre. Fue nuestro punto de vista el que cambió, el que transformó un minúsculo punto de luz en una enorme figura redonda que nos tuvo completamente absortos. Aun en los momentos en los que era parecida a la de otros días porque no la contemplamos en el momento o en el sitio ideal, nos atrapó y vimos en ella algo especial. Quizá porque nos habían avisado, quizá porque pusimos especial interés, lo cierto es que nos empeñamos en verla más bonita y vaya si lo conseguimos…

te lo dije cantando
Pinterest

Y me paro a pensar en que la vida es eso, en que la predisposición que tenemos a disfrutar de las pequeñas cosas es lo que finalmente hace que podamos sentirnos afortunados. Que la realidad es una, que la luna es la de siempre, pero que somos nosotros los que con nuestro esfuerzo por encontrar las perspectiva perfecta, los que con nuestra ilusión podemos llegar a verlas impresionantes… Tanto la vida, como la luna.

te lo dije cantando
Pinterest

Algunos dedicaron a ello segundos, otros minutos y los más profesionales cerca de una hora, intentando captar el momento. Paramos el reloj y reservamos algo de tiempo -da igual cuánto- a disfrutar de lo que la naturaleza nos regalaba. Era lunes, ese día que el resto de semanas se hace eterno, y fuimos capaces de dejar a un lado nuestras preocupaciones para ver por encima de ellas, nunca mejor dicho. Deberíamos hacerlo más a menudo, obviar nuestras frustraciones y centrarnos en lo que tenemos justo enfrente porque, al igual que la luna, acabará desapareciendo y en nosotros quedará haberlo sabido aprovechar, exprimir al máximo.

telodijecantando
Robert Dosisneau

Acabamos el primer día de la semana con una sonrisa porque nos imaginamos dentro de treinta años recordando dónde y con quién vimos la luna en 2016.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *