Noviembre es el sprint final, ese para el que creemos no tener fuerzas pero que a veces saca lo mejor de nosotros mismos, como la resistencia que creíamos haber perdido por el camino, el tesón que nos ha faltado en otras etapas y las ganas de llegar a una meta que veíamos lejana, incierta. Es un mes en el que vamos cerrando puertas, abriendo ventanas y dejando pasar una corriente que refresca, que da vida.

Pinterest
Pinterest

Lo nuevo y lo antiguo conviven estos días, nos deshacemos de papeles que hemos ido acumulando sin saber por qué, al releerlos ni recordamos, ni sentimos. Recibimos noticias que nos alegran el alma, hay personas que si se lo proponen pueden hacerte sonreír a diario. Compartimos preocupaciones y satisfacciones a partes iguales con los de siempre, pero también con gente que ha llegado a nuestra vida y parece no tener prisa por abandonarla. Hemos memorizado nuevos números de teléfono que ahora tienen un sitio privilegiado en nuestra agenda y hacemos planes con quienes hasta hace unos meses eran absolutos desconocidos… ¿No es bonito esto de vivir?

Pinterest
Pinterest

Dejarnos sorprender, relajarnos hasta el punto de olvidar esa lucha constante que tenemos por llegar a la perfección y simplemente ser, con nuestras virtudes y con nuestros defectos, de manera que quienes se queden a nuestro lado lo hagan con todas las consecuencias. Y entonces, sin firmar en ninguna parte, surge un compromiso, de aguantar chaparrones juntos y de compartir paraguas en caso de que lo haya; de disfrutar de buenos ratos juntos, ya sea en el fin del mundo o a la vuelta de la esquina, sin importar el dónde y siendo determinante el con quién; de hablar el mismo idioma juntos, con diferentes acentos, de soñar y remar en la misma dirección. Siempre juntos.

Pinterest
Pinterest

Que nos perdonen nuestro orgullo en determinados momentos, que nos animen en esos días en los que tenemos la tentación de tirar la toalla, que tengan el valor de decirnos lo que no queremos escuchar, pero que también sepan ponerse en nuestra piel y sean capaces de perdonárnoslo todo. Que nos acompañen en nuestro “volver a empezar” tantas veces como lo necesitemos, que se queden toda una vida a nuestro lado sin tener la tentación de salir corriendo cada cierto tiempo.

Pinterest
Pinterest

Noviembre empieza y nos ofrece treinta días, treinta oportunidades de demostrar a los que más queremos que nos hemos ganado que sigan ahí. Si lo consigues, si eligen quedarse, puedes darte por satisfecho, no hay mayor triunfo que mirar a tu alrededor y ver esa cara amiga.

 

6 thoughts on “¿No es bonito noviembre?”

  1. Hermoso …escrito para mi hijo …que vive momentos especiales en su vida!
    Cerrando ciclos y decidido a volver e empezar!
    Gracias Rocío por hacer de lo cotidiano algo tan especial!!
    Saludos desde México !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *