Octubre no avisa, llega sin más. Cuando aún nos estamos haciendo a la idea de que el verano ha pasado y de que no se le espera hasta dentro de un tiempo -asumámoslo cuanto antes-, llega el décimo mes del año y se planta en nuestras vidas. Pasa desapercibido porque no hace ni frío, ni calor, porque es secuela del verano y precuela del invierno, porque nadie le ha dedicado una canción ni un poema, porque son doce meses y, objetivamente, hay otros más apetecibles… Pero yo soy muy de octubre.

Sofía Rubio Ponce
Sofía Rubio Ponce

Porque me gusta recuperar chaquetas y abrigos, recordar cuándo fue la última vez que me los puse y ese olor a ropa limpia que voy a reestrenar. Tengo ganas de guardar esa otra ropa de verano que, a estas alturas, ya aburre. Quiero montarme en un tren que me lleve a ese reencuentro que venimos retrasando año y medio, ponerme cómoda y disfrutar del trayecto. Me apetece mirar a través de la ventana en ese momento mágico en que empieza a llover y no para, pero también lanzarme a la calle, pasear mi bendita ciudad en esos días de sol que nos regalan primavera a sorbitos.

Pinterest
Pinterest

Dicen que octubre es mero trámite, que pasa desapercibido y entonces es cuando definitivamente a mí me gana. Y es que, muchas veces, los que pasan desapercibidos son los que deberíamos tener más en cuenta. Lo que octubre es a los meses puede verse reflejado en muchos ámbitos de la vida, incluso en las personas. Todos tenemos a nuestro alrededor gente que es observadora, que no habla a no ser que se le pregunte, que piensa mucho pero lo expresa poco, discreta y prudente. Pienso que estos dos últimos adjetivos son grandes virtudes, propias de alguien que merece la pena tener cerca, que te dará una visión serena de lo que tú ves atropelladamente y que, a buen seguro, estará a tu lado pase lo que pase, sin reprocharte con un “te lo dije”.

Pinterest
Pinterest

Los días que pasan desapercibidos a priori, muchas veces son los que acaban colándose en nuestra memoria y no saldrán de ahí con facilidad. Porque la rutina no tiene por qué ser monótona, una cosa es seguir los mismo horarios y otra muy distinta repetir mecánicamente cada paso. Gracias a la gente que nos encontramos por el camino, a los post-it que nos sorprenden en el rincón menos esperado, a las buenas noticias que nos asaltan sin previo aviso, a las canciones que nos transportan a otro lugar y -lo que es mejor- a otra persona, a los bailes con los que nos atrevemos cuando creemos que nadie nos mira, a los proyectos que van cogiendo forma y a los sueños que nos quedan por cumplir… Es mejor no infravalorar un día cuando empieza, pensar que será uno más de nuestro calendario porque es posible que en él vivas momentos que se conviertan en bonitos recuerdos… ¿Te parece poco?

Pinterest
Pinterest

Por eso, no vayas con demasiada prisa, no sea que acabes desperdiciando grandes momentos que podrían haberse convertido en tesoros de tu memoria; e ignorando a personas cuya forma de ser les hace grandes, aunque se empeñen en hacerse pequeñitos ante los demás. Octubre ha llegado, repara en él y siente que es el mejor mes de momento, sencillamente porque ¡es el que ahora te está esperando para que lo vivas!

@RocioLacave

4 comentarios en “Octubre, ¿te parece poco?”

  1. Acabo de descubrir tu blog y me encanta todo lo que escribes.. Espero que sigas regalándonos palabras con las que al menos a mi, me haces disfrutar!

  2. Disfruto muchísimo con todo lo que te leo; te sigo y espero impaciente cada nueva entrega… Fdo.- un amigo observador, discreto y prudente…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *