Abrir un cajón es un riesgo, alto me atrevería a decir, según lo que encuentres tu estado de ánimo puede variar para bien o -aquí está el peligro- para mal. ¿En qué estamos pensando cuando guardamos sin abrir las cartas del banco? Creemos que las facturas se desintegrarán ahí dentro y desaparecerán por arte de magia. ¿Y las entradas de cine, conciertos y museos que ya hemos utilizado? ¿De recuerdo de qué? Acumulamos papeles sin sentido hasta que un día decidimos poner algo de orden y entonces nos volvemos selectivos, sin entender por qué un día decidimos conservarlo como nuestro bien más preciado o, por el contrario, comprendemos por qué a pesar del tiempo aún permanecen…

Google Imágenes
Google Imágenes

Mi cajón está lleno de fotos, porque tiene su magia imprimirlas y echarle un vistazo de vez en cuando. Es verdad que ya no se revelan, que no existen esos míticos negativos que había que poner a contraluz para distinguir las figuras de los que más querías, es cierto que el proceso se simplificó y que muchos prefieren conservarlas en frías carpetas en un disco duro… Pero yo soy de las que cada cierto tiempo compro un álbum y voy colocando trocitos de mi vida en él.

Pinterest
Pinterest

En otro rincón guardo una caja de zapatos, no encontré mejor lugar para amontonar mis cartas y postales, esas que me mandaron un día y, sin pretenderlo, hicieron de aquella fecha algo inolvidable. Al leerlas me transporto directamente al momento en que me llegaron y revivo cada línea, tener buena memoria es un don, pero si tienes algo con lo que apoyarla siempre se agradece, señal de que no lo viviste solo, eso lo hace aún más especial. ¿Y las letras? Esos trazos inconfundibles, con cara, nombre y apellidos, que hacen posible lo que hemos visto tantas veces en las películas, que una vocecita lea justo lo que ven tus ojos…

Pinterest
Pinterest

Y luego está todo lo demás, eso que no ocupa espacio, las esperanzas de entonces, algunas recomendaciones acerca de la vida que no se olvidan y canciones que suenan justo cuando abres el cajón. Hay un hueco también para tus contradicciones, esas que te hacen ser tan tú y, en ocasiones te desquician, pero que acaban siendo tu motor. Está tu fe, la que te ha hecho sentir capaz de todo y tus razones, las que te hicieron actuar de una forma u otra. Están tus silencios y tus palabras, esa combinación a la que sólo tú sabes dar forma…

Pinterest
Pinterest

Recuerda dónde colocas cada cosa y abre el cajón con más frecuencia, sin todo esto no podrás seguir hacia donde te propones.

@RocioLacave

4 thoughts on “Ordenando el cajón…”

  1. ¡Una entrada genial! Yo también soy de las que guarda en cajas trocitos de mi vida, de las que aún imprime fotos para poder echarles un vistacito de vez en cuando y no desde el frío ordenador… Genial, simplemente genial.

    ¡Un beso!
    Patricia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *