Todas las ilusiones de un año entero se concentran en estos días… Me encanta la Navidad y estoy deseando que llegue. Me gustan las luces, la magia que lo inunda todo, el trasiego de la gente por las calles y los encuentros fortuitos. Me fascinan los niños, sus benditos nervios, esos que contagian sin querer a base de inocencia y de infinita esperanza en todo lo bueno que está por venir.

Pinterest
Pinterest

Me emocionan las reuniones familiares y con amigos, en las que parece que el tiempo no ha pasado, en las que las puestas al día suenan al compás de villancicos. Me recuerdan estas fechas a los que ya no están, a los que echamos de menos todo el año pero en estos días con más intensidad, me gusta pensar en ellos y dejar un ratito para la nostalgia bien entendida, esa que hace que les queramos más, a pesar de su ausencia. Me maravillan las buenas intenciones que nacen en estas fechas, sobre todo cuando somos capaces de ampliarlas al resto del año.

Pinterest
Pinterest

Soy una firme defensora de celebrar la Navidad con su pleno sentido, más aún desde que escuché un precioso cuento escrito por Antonio García Barbeito, que desgrano por aquí año tras año. Sin embargo, en esta ocasión, recordaré una película que también consigue atraparme cada Navidad, “Qué bello es vivir”. El argumento se resume en una pregunta que todos nos hemos hecho alguna vez… ¿Qué habría pasado si yo no hubiera nacido? Clarence -un ángel de la guarda que está tratando de ganarse sus alas-, es el encargado de mostrarle a George Bailey -que estaba a punto de suicidarse porque atraviesa un mal momento, después de una vida entregada a los demás- cómo habría sido la vida en su pueblo si él nunca hubiera nacido.

Pinterest
Pinterest

Una visión con la que George constata qué equivocado estaba al tratar de haberse quitado de en medio, comprueba el papel fundamental que había jugado en la vida de todos aquellos con los que se había cruzado, desde su hermano a su mujer, pasando por la mayoría de habitantes del pueblo en el que vivía. Y, después de ver la película navideña por antonomasia -la historia comienza el día de Nochebuena-, uno no puede evitar preguntarse cómo sería todo si no hubiera nacido… Qué vacío existiría, aunque nadie fuera consciente de ello.

Pinterest
Pinterest

Probablemente nosotros nunca tengamos la oportunidad de George, nadie vendrá a mostrarnos lo que valemos en la vida de quienes más queremos… Pero, recapacita por un momento, toma conciencia del valor de tus palabras, de tus abrazos, de tus decisiones, de tus sonrisas y también de tus lágrimas, de todas las vidas que has ido cambiando desde que naciste y de todas las que transformarás sin pretenderlo, sólo por ser tú.

Pinterest

Ten por seguro que, sin ti, nada sería igual. ¡Feliz Navidad!

6 comentarios en “¡Qué bello es vivir!”

  1. ¡Y tan bello que es vivir! En ocasiones no nos damos cuento de lo bonito que es, nos dejamos cegar por la rutina y el día a día. Aprovechemos que vienen estos días para cambiar de chip y para crear el hábito de valorar más lo que tenemos y a quienes tenemos y disfrutarlos complemente.

    ¡Un beso guapa! Felices fiestas 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *