“Si quieres conocer a una persona, no le preguntes por lo que piensa sino por lo que ama”. Esta frase de San Agustín me parece clave para plantear las relaciones humanas, al fin y al cabo las ideas cambian, se reemplazan, pero lo que uno ama de verdad rara vez se pierde, es claramente insustituible. Por eso, creo que en cualquier conversación que se precie, alguna de estas preguntas surgirá de alguna u otra forma…

Pinterest
Pinterest

¿Ante quién te quitas el sombrero? Me encanta admirar a la gente, motivos hay miles. Los hay íntegros y coherentes, que son un verdadero ejemplo sin proponérselo, es fundamental tener a alguien así cerca, te ayudará a discernir, a comprobar cómo las mejores decisiones son las que se toman con cabeza y corazón. Los hay generosos, es una bendición conocer a muchos así, que te contagian sus ganas de dar, de disfrutar con las alegrías de los otros, de tener poca memoria para llevar según qué cuentas. Los hay serenos, que no pierden los papeles con facilidad, y sinceros, que no titubean al expresar lo que sienten y piensan, que lo hacen con suficiente tacto para no herir a nadie pero creyendo firmemente en sus palabras. Los hay sencillos y humildes, de esos que no son conscientes del bien que hacen, de esos que valen un mundo y no se dan ni cuenta.

Pinterest
Pinterest

¿Cuál es tu tabla de salvación? Esa a la que te aferras cuando hay marejada, cuando las olas te arrastran y eres como un muñeco de trapo que sólo se deja llevar, esa que te permite flotar a pesar del temporal. Qué o quién te ayuda a resistir, a no dejar de mover los brazos, dónde encuentras consuelo y entusiasmo según la ocasión… Recuerda que mantenerse es lo realmente complicado, por eso asegúrate de que no te falten apoyos. Cómo prevés las zancadillas, dime cuál es tu secreto para tener buen ojo clínico pero nunca pronuncies aquello de “ya te lo avisé”, qué te hace confiar en que algo va a salir bien o que alguien merece la pena… ¿Decepciones? Muchas. ¿Alegrías? Más aún. Así, sí.

Pinterest
Pinterest

¿Qué no te deja dormir, qué te desvela?  Perder el compás, no entender el ritmo que marca tu vida y la de los que tienes cerca, entretenerte con las cosas sin importancia y no dársela a lo que te debería hacer perder la cabeza. Planes, planes y más planes, que salen o que, por el contrario, se quedan sin vivir. Las horas que marca el reloj, si no sabemos aprovecharlas, si se nos escapa el tiempo sin haber firmado una carta, sin hacer esa llamada o dar los buenos días y las buenas noches. Tener lejos durante demasiado tiempo a quien tanto bien ha hecho en ti, en tu vida, brindar menos de lo que te gustaría con él o con ella, no ser capaces de sacar siquiera dos minutos para deciros lo bien o lo mal que os va todo y, sobre todo, lo que os echáis de menos, eso nunca está de más.

Pinterest
Pinterest

¿Qué te hace ponerte en pie? Las ganas, saber que las calles están puestas esperando tus pasos. La improvisación, esos momentos que no sabes de dónde salen ni con quién vas a compartirlos, pero que te dejan buen sabor de boca. Las conversaciones pendientes, los bares sin horarios y las copas con amigos y amigos de amigos, no se me ocurre mejor pandilla. Las reuniones familiares, ahondar en tus raíces y saber que, por mucho tiempo que pase sin verles, lo cierto es que no compartes sangre y recuerdos más que con ellos… Grande o pequeña, cerca o lejos, qué importante es la familia. 

Pinterest
Pinterest

Ojalá puedas quitarte el sombrero a diario y se descubran ante ti, te aferres a tu tabla de salvación en contadas ocasiones y siempre tengas tu mano tendida, duermas a pierna suelta cada noche y no le robes el sueño a nadie… Que siempre encuentres la razón para salir a la calle, a comerte el mundo.

@RocioLacave

4 thoughts on “Que se descubran ante ti”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *