Que arriesgues sin perder, que ganes sin ser engreído, que sueñes despierto y duermas tranquilo. Que la vida te ponga en tu sitio, ni allí, ni aquí, sólo donde te corresponda. Que salgas y entres, que viajes, que conozcas nuevas ciudades y, sobre todo, a las personas que en ellas habitan, pero siempre vuelve -al menos con el pensamiento- al lugar del que un día te fuiste, que nunca olvides de dónde vienes y a dónde vas. Que te sacudas la pereza que cada mañana nos acecha, que la soberbia no te impida corregir tus fallos y que sepas esperar sin desesperar.

Pinterest
Pinterest

Que saltes de alegría sin despegar los pies del suelo, que sepas recordar aquellos días en los que nada salía porque hicieron posible que hoy todo vaya sobre ruedas. Que sobrelleves los contratiempos con el ánimo del que sabe que, antes o después, serán resueltos, que te grabes a fuego aquello de “mientras hay vida, hay esperanza”. Que el frío te haga extrañar el calor y viceversa, de manera que siempre tengas en mente que vendrán tiempos mejores, pero sin menospreciar el presente. Que nunca estés solo de forma continuada e irremediable, que puedas sentir que tienes la mejor de las compañías, al menos una vez en la vida.

Pinterest
Pinterest

Que tengas siempre a mano un diccionario para que comprendas el significado de cada palabra que te digan, pero no la despojes de los gestos de quien la pronunció, pues sólo así adquirirán su verdadero sentido. Que recuerdes con cariño los buenos momentos y que tengas la plena certeza de que volverás a vivirlos, quizá con otras personas pero tú estarás ahí, con la sonrisa de entonces y la ilusión intacta. Que pienses antes de hablar, que respires hondo antes de tomar una decisión y que sea para bien.

Pinterest
Pinterest

Que al final del día te hayas sentido querido, que puedas mantener una conversación a un mismo tono -sin elevarlo-, y que te despidas con los mejores deseos, de verdad. Que termines lo que empezaste en otra posición, que cambie algo en ti, que no pases desapercibido, pero no destaques a cualquier precio, cuando eso suceda que sea porque te lo has ganado a golpe de tenacidad y talento. Que los años no te arrebaten ni un ápice de emoción, que aprendas de todo y de todos, que abraces cada vez con más fuerza.

Pinterest
Pinterest

Que vivas sin ganas de huir… Que seas consciente de que como tú, no hay dos, que tiembles de emoción por lo menos una vez al año, que leas y releas cartas que llegan a tu buzón, con esa letra que te resulta tan familiar… Y, sobre todo, ¡¡que seas capaz de sentir!!

@RocioLacave

11 comentarios en “¡Que vivas y sientas!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *