“Sueña y te quedarás corto”, ¿qué os dice esta frase? Hace unos meses una amiga la compartió conmigo y rápidamente la hice mía, muy mía. Resulta que por muchos proyectos que tengamos en mente, poco a poco los terminamos llevando a cabo, por imposible que parezca.

Las mudanzas terminan, sacas todo de las cajas en las que fuiste metiendo cada recuerdo y finalmente vuelves a estar instalada, como si nunca te hubieras ido, como si todo siguiera igual. Pero no, has dado muchos pasos desde entonces aunque sea para estar en el mismo sitio del que te fuiste tiempo atrás, has cambiado de camino y has disfrutado transitándolo.

1

Las opiniones cambian, o más bien quien varía eres tú, nada es estático, hasta la idea más firme que te rondaba en la cabeza tiende a tambalearse en algunos momentos. La duda es buena, salir de ella mejor aún. Cambiar de opinión es sano y necesario a veces, pero siempre respetando tus principios, esos que son válidos en todas las circunstancias, esos que te acompañan haciéndote ser mejor. Si no es así, ¡¡revísalos!!

Paciencia1_1

El peso miente, los kilos que refleja no son más que fachada y es incapaz de contar todo lo que llevas y tienes dentro. Como con la báscula, sucede con muchos de los que te cruzas por la calle, que no tienen tiempo de ver más que lo poco que muestras de ti, apenas tu aspecto físico o una leve sonrisa que les dediques. Pero no saben de tus ilusiones, de tus preocupaciones, de tu sencillez y tu complejidad… Por eso, no le des más importancia de la que tiene al número que aparece en el peso o a la incompleta percepción que tienen de ti quienes un día coincidieron contigo.

NIAS_P~1

La juventud es un mero concepto, las ganas de hacer las cosas -bien a ser posible-, y de disfrutar están en cada uno, por muchas canas que peine. Tengo la inmensa suerte de contar con grandes ejemplos cerca de lo bonito que es aprovechar cada minuto y que no haya distancia o cansancio que lo impida.

222

Los años pasan y se llevan consigo cantidad de momentos que no vuelven, en ti está hacer que sean, al menos, inolvidables.

@RocioLacave

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *