Los regalos de abril

Nos acaban de hacer entrega de los treinta días que, por contrato -ese que tenemos con la vida-, se nos conceden al llegar abril. Al empezar cada mes me planteo en el lugar en el que estoy e imagino aquel en el que me gustaría situarme cuando éste acabe… Sin reparar en que el camino…

Te aseguro…

Te aseguro que no merece la pena disimular, mostrarnos como aquello que nos gustaría ser, en lugar de dar rienda suelta a la naturalidad. Te aseguro que no hay nada más bonito que una sonrisa sincera, sin artificios ni estridencias, de esas que se convierten en inolvidables para quienes las reciben. Te aseguro que si…