Y dice así…

El otro día estuve en casa de una amiga y me quedé mirando un rato uno de los lienzos que adorna las paredes de su casa. No era un paisaje, ni un retrato, se trataba de un tapiz blanco en el que hace unos años ella escribió lo que, a continuación, yo voy a compartir…