Una hora que se escapa

No sé si nos la merecíamos, ni siquiera si la necesitábamos o por el contrario nos ha sobrado, no sé si la hemos sabido disfrutar o se ha esfumado… Lo cierto es que hoy hemos tenido una hora más, sesenta minutos que son puro regalo para este mundo que se queja de falta de tiempo…

A tempus fugit… ¡Carpe diem!

Que una hora tiene sesenta minutos no es una novedad, tampoco lo es que estos se compongan a su vez por sesenta segundos… Lo que los hace diferentes es aquéllo en lo que los invertimos, por eso: Tómate tu tiempo para decidir e incluso para dejarte llevar… Para distinguir entre qué es importante y qué…