Y jugar por jugar…

Hay canciones que nos dan un pellizco en el alma, en el centro, ahí donde sentimos lo bueno y lo malo, justo en el lugar donde tienen su origen nuestras lágrimas y nuestras risas. Y, aunque es cierto que la mayoría de las veces no lo exteriorizamos, después de escucharlas algo ha cambiado en nosotros…