Benditas raíces, benditas ramas

¿Te has dado ya un baño en el mar? ¿Te has sacudido la arena y, poco después, has comprobado que no sirve de nada? ¿Has cogido el jersey cuando el sol se va porque, justo donde estás, refresca? ¿Te has acostado sin poner la alarma? ¿Has comido sin contar calorías? Ojalá hayas contestado que sí…