¡Que vivas y sientas!

Que arriesgues sin perder, que ganes sin ser engreído, que sueñes despierto y duermas tranquilo. Que la vida te ponga en tu sitio, ni allí, ni aquí, sólo donde te corresponda. Que salgas y entres, que viajes, que conozcas nuevas ciudades y, sobre todo, a las personas que en ellas habitan, pero siempre vuelve -al…