Buenos días, buenas noches

Buenos días, buenas noches. Apenas dos palabras son suficientes para cambiar el estado de ánimo de alguien al empezar la jornada o al terminarla. Día a día nos acordamos de quienes están lejos, incluso de aquellos que viven en nuestra misma ciudad pero a los que no vemos con la asiduidad que nos gustaría… Sin…

Las que inspiran…

Las que cuando se levantan de la cama ya tienen el «buenos días» en la boca y las que no se acuestan sin haber dado las buenas noches al menos a una persona. Las que saben el enorme poder que tiene el sentido del humor, las que se dejan conquistar por alguien que les haga…

Cuando sobran las palabras…

Me gustan las palabras que abren puertas, las «gracias» dichas en el momento oportuno, acompañadas de una gran sonrisa; los «perdón» que curan, que te hacen olvidar y que van seguidos de un abrazo; y los «por favor» que acaban dando derecho a todo, que piden un permiso que se concede con gusto. Me gustan las…