Y aquí, ¿qué se debe?

Qué se debe por los cambios de planes que transforman no sólo nuestro día, sino nuestra vida; qué se debe por esa palabra que nos dijeron, capaz de acortar distancias, que nos cambió el gesto en la cara y el ánimo en el alma. Qué se debe por las sonrisas sinceras, los buenos recibimientos y los abrazos…

Y jugar por jugar…

Hay canciones que nos dan un pellizco en el alma, en el centro, ahí donde sentimos lo bueno y lo malo, justo en el lugar donde tienen su origen nuestras lágrimas y nuestras risas. Y, aunque es cierto que la mayoría de las veces no lo exteriorizamos, después de escucharlas algo ha cambiado en nosotros…

Pactos de octubre

Tenías buenos recuerdos de él, hacía tiempo que no coincidíais, un año para ser exactos, pero sabías que acudiría puntual a la cita. Te aparece una sonrisa en la cara sin un motivo concreto cuando sabes que volveréis a encontraros, no sabes por qué y, a veces, lo mejor es no tener razones, sino ganas. Octubre…