Cinco años cantándote, enero

Enero es comienzo, es el momento de dar rienda suelta a esos buenos propósitos que se irán viendo realizados a lo largo de los próximos doce meses. Siéntete capaz ahora que todo empieza, porque seguramente tengas días en los que las fuerzas flaquearán, pero ahora debes estar sobrado de ganas, ilusión y aspiraciones. Ya vendrá…

Te lo dije en enero

Un nuevo año comienza, enero arrancó hace unos días y ya hemos consumido algo más de una semana sin apenas darnos cuenta. Este mes sabe a oportunidades a raudales, a esperanza y a buenas intenciones, hagamos realidad cada una de ellas. Es un regalo, pero no viene envuelto, no tiene un gran lazo, ni es necesario…

En el punto de partida

Estos días nos hemos incorporado a la rutina con esa mezcla de nostalgia por lo vivido y pereza ante lo que está por venir, con desgana porque creemos que estamos de vuelta de todo y haciendo la cuenta atrás para las próximas vacaciones. Nos equivocamos si dejamos que esa sensación se instale en nosotros, rebasando ese día que por…

En enero, expectante

Tres años hace que te lo dije cantando por primera vez, era una tarde más que acabó convirtiéndose en una fecha especial. Hay días que comienzan de un modo parecido al resto, pero terminan por hacerse un hueco privilegiado en nuestra memoria. Y eso me pasa a mí cada 8 de enero, que miro atrás…

Enero, con muchas ganas

De repente llegó enero, de la mano de 2015, de la mano de sonrisas sinceras y de los mejores deseos, de regalos y de ilusiones, de nuevos proyectos aquí y allí, de excusas que se disipan y dejan paso a algo grande, de desafíos y ases en la manga, de expectación. De un invierno con…

Enero del alma

Enero de 2014, estrenamos mes y año, casi nada. Estrenar es bonito, normalmente cuando lo hacemos, una mezcla de nervios e ilusión se apodera de nosotros y esa sensación nos hace sentir bien. Si eso sucede cuando luces un vestido por primera vez o te pones al volante de tu nuevo coche, es normal que…

Septiembre, la ilusión hecha mes

Probablemente el 31 de agosto no esperabas ansioso a que llegara la medianoche para tomarte doce uvas, ni brindaste cuando el reloj marcó el comienzo del nuevo día, ni te abrazaste a tus seres queridos en ese momento… Es muy posible que te acostaras como si se tratara de una noche más, no creo que…