Da gusto

Da gusto cuando la conversación fluye, cuando las palabras salen solas y también cuando sobran, da gusto cuando la persona que tienes enfrente atiende y entiende cada cosa que dices. Da gusto cuando encuentras respuestas en buena compañía, cuando surgen nuevas dudas que te recuerdan que la verdad absoluta no existe y que tu opinión…