En sus zapatos

Ponte sus zapatos… Esfuérzate para que tu pie entre, átate los cordones y echa a andar. Comprobarás que aprietan  donde menos podías imaginar y que, incluso, te harán rozaduras, de esas que tardan un tiempo en desaparecer, de las que marcan y no olvidas. Es que es más complicado de lo que creemos ponernos en…

Bestpharmacy.org