Tú la llamas mamá

Es el día de la generosidad infinita, el de “dar sin recordar y recibir sin olvidar”. Mayo trae consigo el día de la madre y a mí me encanta que me dé la oportunidad de hacerle saber a la mía que estas líneas son suyas… Ella es así, de hacer favores antes de que se los pidan,…

Menos mal, diciembre

Menos mal que ha acudido fiel a su cita, menos mal que diciembre ha llegado para darte la oportunidad de reconciliarte con el año que dejas atrás. No es que estuvierais peleados, ni siquiera recuerdas por qué te había dejado ese regusto amargo, sin embargo lo tenías y no era justo que se fuera sin que…

¿No es bonito noviembre?

Noviembre es el sprint final, ese para el que creemos no tener fuerzas pero que a veces saca lo mejor de nosotros mismos, como la resistencia que creíamos haber perdido por el camino, el tesón que nos ha faltado en otras etapas y las ganas de llegar a una meta que veíamos lejana, incierta. Es un mes…

Por si mañana fuera tarde

Cuántas veces hemos escuchado que no tenemos el control sobre nuestras vidas, que las cosas cambian de un día para otro, pero no terminamos de ser conscientes del significado de esas palabras. Si lo fuéramos, estoy segura de que daríamos los buenos días y las buenas noches a mucha gente para la que ahora no…

Cuando sobran las palabras…

Me gustan las palabras que abren puertas, las “gracias” dichas en el momento oportuno, acompañadas de una gran sonrisa; los “perdón” que curan, que te hacen olvidar y que van seguidos de un abrazo; y los “por favor” que acaban dando derecho a todo, que piden un permiso que se concede con gusto. Me gustan las…

Si quieres, hablemos…

De remolinos y cambios, de sensaciones y certezas, de sueños y realidades… Hablemos de eso y de mucho más, hablemos de lo que te ocupa y preocupa, hablemos de lo desconocido, de lo que está por venir y de lo que ya pasó. Hablemos de los problemas cuyas soluciones no son simples sumas o restas,…

Marzo de olvidos

Marzo de mala memoria, así hemos empezado, con un despiste enorme y con un olvido imperdonable, ¡que no te he dado la bienvenida! A pesar de mi falta de atenciones para con el tercer mes del año, tenía ganas de recibirlo por aquí, de arrancar, de dejar atrás las noches tempranas y saborear las horas de…