Los regalos de abril

Nos acaban de hacer entrega de los treinta días que, por contrato -ese que tenemos con la vida-, se nos conceden al llegar abril. Al empezar cada mes me planteo en el lugar en el que estoy e imagino aquel en el que me gustaría situarme cuando éste acabe… Sin reparar en que el camino…

Gracias por llegar, septiembre

Gracias por llegar, septiembre. No es que tuviera ganas de que terminasen las vacaciones, es que quería retomar este año que aparqué cuando dejó de sonar el despertador y las prisas desaparecieron. Entonces hubo cambio de aires, de ciudad, de compañías y, cómo no, un replanteamiento de planes y sueños. Y ahora toca volver a esa…

Gira el mundo, gira

No darlo todo por perdido, intentarlo las veces que sean necesarias hasta cumplir el objetivo marcado, es algo propio de los valientes. Aquellos que siempre consiguen lo que se proponen saben esperar el momento adecuado para ir a por ello, quizás al principio toman carrerilla, pero aflojan el ritmo cuando entienden que “aquí y ahora” no…

El eco de julio

Ahora sí que sí, el calendario pesa la mitad de lo que pesaba a comienzos de año. Han caído hojas, con sus días y sus horas, han caído momentos que no volverán y otros que han dado lugar a maravillosas historias. Han caído invierno y primavera, fechas especiales que nos dejaron recuerdos imborrables, han caído…

Generoso febrero

Febrero pone a nuestra disposición un día más, para quien lo quiera, para quien lo sepa aprovechar… Veinticuatro horas que podremos dedicar a viajar sin movernos del sitio, con la cabeza, que a veces es capaz de llevarnos más lejos que cualquier avión; a arreglar el mundo, a pegar los trocitos que se han ido separando a base…

Noviembre que late…

Noviembre nos recuerda que esto se acaba, que entramos en la recta final de un año inolvidable -al menos para mí- y que debemos echarle ganas a lo poquito que queda. Son treinta días para rescatar de la memoria ese acento francés que se coló en nuestras vidas hace cuatro años y que nunca perderemos; para…

Agosto… ¡Que suene la música!

Agosto me sabe a poco. Me sabe a poco ese buen humor que tiene la mayoría durante los treinta y un días que dura, ese color moreno que indiscutiblemente mejora nuestro aspecto, esos miles de planes que acaban saliendo y convierten en especial cualquier momento, esos reencuentros que llevas esperando tanto tiempo -el resto del año,…