La falta que te hace agosto

Desconecta, que llega agosto. Viene con ganas de que pongas distancia, física y mental… Te propone que pongas kilómetros de por medio, que te subas al coche, al tren o al avión y te vayas lejos de tu rutinas, de tus obligaciones y preocupaciones, de esas prioridades que dejan de serlo en el mismo instante…

Y aquí, ¿qué se debe?

Qué se debe por los cambios de planes que transforman no sólo nuestro día, sino nuestra vida; qué se debe por esa palabra que nos dijeron, capaz de acortar distancias, que nos cambió el gesto en la cara y el ánimo en el alma. Qué se debe por las sonrisas sinceras, los buenos recibimientos y los abrazos…