En sus zapatos

Ponte sus zapatos… Esfuérzate para que tu pie entre, átate los cordones y echa a andar. Comprobarás que aprietan  donde menos podías imaginar y que, incluso, te harán rozaduras, de esas que tardan un tiempo en desaparecer, de las que marcan y no olvidas. Es que es más complicado de lo que creemos ponernos en…

Deberíamos aprender…

Deberíamos aprender a mirar, a fijar nuestra vista en aquello que nos sacará una sonrisa cada vez que lo recordemos y que nos robará el sueño sin que esas horas de insomnio nos acaben pesando… Porque hay cosas en las que, simplemente, da gusto pensar sin que nadie nos interrumpa, sin relojes que marquen las horas, sin…