Los regalos de abril

Nos acaban de hacer entrega de los treinta días que, por contrato -ese que tenemos con la vida-, se nos conceden al llegar abril. Al empezar cada mes me planteo en el lugar en el que estoy e imagino aquel en el que me gustaría situarme cuando éste acabe… Sin reparar en que el camino…