Y aquí, ¿qué se debe?

Qué se debe por los cambios de planes que transforman no sólo nuestro día, sino nuestra vida; qué se debe por esa palabra que nos dijeron, capaz de acortar distancias, que nos cambió el gesto en la cara y el ánimo en el alma. Qué se debe por las sonrisas sinceras, los buenos recibimientos y los abrazos…

Me encanta agosto

Me encanta agosto. Me encanta ver la cara de felicidad de alguien cuando da un sorbo a un vaso de buen vino, porque está disfrutando y se le nota. Me encanta ver las caras de felicidad de quienes tienen cerca a las personas que quieren, se transforman y borran cualquier señal de preocupación que pudiera haber.…

“No matemos el tiempo”

Hacía tiempo que no escuchaba esta canción, que no prestaba atención a su letra, que no me emocionaba con sus acordes. Es posible que a cada uno le diga algo distinto, según el momento de su vida en el que la escuche, a mí me suena a nuevos desafíos, a etapas superadas, pero también a…

Préstamos de noviembre

De repente, noviembre… El tiempo toma velocidad, 2014 comienza a recoger sus bártulos, a agolparse en nuestra mente en forma de recuerdos, de manera que la sonrisa y la nostalgia se dan la mano para echar la vista atrás. Empezamos a hacer balances, sin darnos cuenta de que aún quedan muchos días de un año…

Yo sí te pido la luna

Un año más, queda comprobado, el calendario tiene poco que decir a la hora del cambio de estaciones. La primavera es, al fin y al cabo, una actitud -la mejor-, la que te hace ponerle ganas a cada minuto del día y la que le imprime ritmo a tus pasos, porque hace días que andas de…

Con la inocencia tan graciosa…

“Los niños siempre dicen la verdad”. ¿Cuántas veces hemos escuchado esta frase? Resume a la perfección la simplicidad, la honestidad involuntaria que todos tenemos a esa edad y, en definitiva, una sinceridad arrolladora que, en ocasiones, se pierde con los años. Porque los niños no se complican, ríen cuando lo sienten y lloran cuando algo…

Disfrutar esa media vuelta…

Yo quiero que suene el despertador, ese ring-ring tan desagradable… Pero para darme la vuelta y seguir durmiendo, no mucho más, sólo lo justo para disfrutar del lujo de poder dar esa media vuelta. Yo quiero desayunar buenas noticias, no pido la cura de todas las enfermedades, pero sí que a ti no te duela nada, ni físico…