Si mayo es el mes de las flores, sin duda enero es el de los buenos propósitos…

Será que tenemos un calendario en blanco por delante y nos inunda esa sensación que teníamos cuando éramos pequeños y caía en nuestras manos un cuaderno en blanco, poníamos todo nuestro empeño en escribir renglones rectos, con una bonita caligrafía y respetando los márgenes. Después, cuando íbamos rellenando las hojas, era inevitable encontrar borrones, letras que dejaban patente nuestras prisas por hacer las cosas (y no bien, precisamente) y típex con el que intentábamos enmendar nuestros errores.

Pues bien, apenas hace diez días nos acaban de hacer entrega ¡¡de todo un año nuevo!! Con sus 365 días, ya 355, listos para ser vividos, disfrutados y, sobre todo, aprovechados.

Por eso, yo no he querido dejar que pasara un minuto más sin hacer mi propia lista de buenas intenciones, eso sí muy alejadas de cualquier gimnasio, academia de inglés o ayuda para dejar de fumar -esto último realmente no lo necesito, aunque las dos primeras ideas me las debería plantear…-

1. SONREÍR: Topicazo donde los haya, pero no por eso iba a dejar de aparecer aquí y, además, debe hacerlo en primer lugar. Porque libera tensiones, porque es sumamente agradable para quien esboza la sonrisa y para quien la recibe, porque es contagiosa… ¡Haz la prueba! es muy raro que sonrías a alguien y este gesto no te sea devuelto inmediatamente. En definitiva, porque hacerlo da años a la vida y vida a los años.

SONRIS~1

2. ABRAZAR: Es posible que seáis más aficionados a los besos o que odiéis ambas cosas, quien se incluya en ésto último, ¡¡my mal!! Un abrazo es cariño, consuelo, empatía, ternura, cercanía, muchas veces es pura transmisión de felicidad… ¿Hay alguien que crea que puede vivir todo un año sin alguna de estas sensaciones? Es tan sencillo… abrir brazos y cerrarlos cuando la persona a la que va dirigido dicho abrazo esté entre ellos. Gratis y eficaces, ¿qué más se puede pedir?

abrazo_21

3. SOÑAR: Seguimos con los tópicos, pero cada uno los desgrana a su manera y ésta es la mía… Yo no hablo de sueños de cosas imposibles, nada de loterías, vueltas al mundo, ni de conocer a alguno de nuestros ídolos. La lotería, al menos a mí, me toca a diario con familia y amigos, eso de levantarme y que cada mañana, sin fallar, sigan ahí… Quizá los niños de San Ildefonso no me lo canten, pero os aseguro que me pasa, que todos los días siento que llevo el décimo premiado. Y así ocurre con todas las aspiraciones que tenemos: quizá no demos la vuelta al mundo, pero podemos permitirnos pasar el día en otra ciudad diferente a la nuestra; es posible que no conozcamos a ese deportista o cantante que idolatramos, pero a diario estamos rodeados de personas que son dignas de admiración. Definitivamente, es cuestión de hacer esos sueños realidad en nuestro propio entorno.

bebe-duerme

4. CORRER: Al principio dijimos que nada de gimnasio y por extensión de deporte, pero las carreras que yo propongo son muy diferentes… Correr porque pierdes el metro y acudes a una cita, de las de verdad, de esas que te dejan sin apetito y de esas en las que luego pierdes la noción del tiempo; correr porque acabas de llegar al bar donde están tus amigos y uno de ellos se ha ido hace dos minutos, ¡ve a su encuentro!; correr porque no puedes esperar más, porque tienes prisa en llegar a ese sitio y sólo tú sabes las razones… Motivos hay muchos, entre nosotros ¡hay quien lo hace para adelgazar! Pero ese último, de momento, no es nuestro caso.

Carros-de-Fuego-playa

5. CONSTRUIR: Pon buenos cimientos en todo lo que emprendas, ya sea en lo laboral o en lo personal, de ellos dependerá la fortaleza de lo que edifiques. No te conformes con lo primero que encuentres, hay ladrillos maravillosos que harán indestructible cualquier cosa que levantes y ten por seguro que están ahí, sólo tienes que dar con ellos.

castillo-de-arena

Para no ser demasiado ambiciosos nos centraremos en estos cinco retos, aunque lo cierto es que si los lleváramos a cabo sería un año de lo más fructífero.

De todas formas… ten a mano el típex, somos humanos y lo más normal es que la sonrisa se nos caiga de la boca; tengamos los brazos agotados de todo el día para, encima, tener que repartir abrazos; permanezcamos más horas despiertos que dormidos, por lo cual se hará imposible soñar; hiperventilemos cuando intentemos dar la más mínima carrera; y finalmente desfallezcamos en nuestro intento por buscar los ladrillos adecuados.

Pero no, no es momento de rendirse, típex en mano empieza a escribir tu 2013… ¿Cómo va a ser el 11 de enero? ¿Y el 12, y el 13…?

@RocioLacave

0 thoughts on “¡¡Tenemos 355 días por delante!!”

  1. Como bien dice algo más arriba “Marta” y comparto al 100%…
    Mañana imprimiré cada línea de este texto, y lo pegare en mi taquilla del vestuario…
    Me acaba de dar un gran empujón y abierto los ojos, para ver así esas razones que creía pérdidas para seguir luchando…
    Gracias por esta ayuda, porque con ella aparte de ser mejores día a día, conseguiremos que los que nos rodean también los sean, contagiando esas sonrisas, esos abrazos, esos sueños, esas carreras y esas ganas de construir un futuro mejor…
    Un abrazo,
    Buenas y fructíferas noches 😉

    *9*

  2. El tipex lo tendré a mano, pero…
    Sonreir, sí creo que eso lo hago. También es muy importante hacer sonreir a los demás
    Abrazar, prueba superada.
    Soñar, todos los días y procurando que no acabe en pesadillas
    Correr, es de cobardes, pero para el fin que indicas, igual me lo propongo
    Y Construir…Creo que los cimientos, la argamasa y los ladrillos de lo que tengo construido a día de hoy son inmejorables. Que tengas un magnífico día

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *