Vales tanto que tienes la capacidad de escuchar a un amigo, de ayudarle cuando te lo pide, de admirarle con sus virtudes y también con sus defectos. Vales tanto que, a través de ti, alguien entendió el significado de palabras como “generosidad”, “amor” o “esperanza”. Vales tanto que debes caer en la cuenta de que un gesto o una palabra tuya tienen el poder de curar las heridas que no se ven.

Pinterest
Pinterest

Vales tanto que los años te han demostrado lo que ya sospechabas, que cambiaste la vida de tus padres nada más llegar a este mundo y que continuaste en esa línea conforme ibas creciendo, dejando un poco de ti en todos aquellos con los que te cruzabas. Vales tanto que, a través de ti, ellos también viven, puesto que celebran tus alegrías y lamentan tus penas; recuerda que tus aspiraciones son las suyas y las de todos aquellos que confían en ti. Vales tanto que te permites a diario decirles lo que les quieres, porque esas palabras te dan respeto, pero no miedo .

Pinterest
Pinterest

Vales tanto que ya has convertido alguno de tus sueños en realidad y tienes otros tantos para cumplir, esperando el momento. Vales tanto que tomas decisiones, que te equivocas y que aciertas, que vas a por ello asumiendo todas las consecuencias. Vales tanto que agradeces cada detalle que alguien tiene contigo, -ya sean flores, una postal o una visita- porque sabes que viene de quien quiere verte feliz.

Pinterest
Pinterest

Vales tanto que estás aprendiendo a quedarte con lo bueno, cuesta y es algo que nunca se aprende de forma definitiva, pero merece la pena por ti, por ellos. Vales tanto que te atreves a intentarlo una y otra vez, a golpe de ganas, que de eso tienes te sobra. Vales tanto que disfrutas de la buena compañía porque sabes que no cualquiera tiene tu buena suerte, porque sabes que si eres afortunado tienes la obligación de ser consciente de ello.

Pinterest
Pinterest

Vales tanto que una sonrisa tuya es contagiosa; ni más, ni menos.

 

6 comentarios en “Vales tanto…”

  1. Las palabras “vales tanto” me recuerdan a algunos momentos un poco tristes, son las palabras que siempre te dicen tus amigos cuando no tienes un buen día. Pero es cierto que te das cuenta de lo que vales cuando ves a tus amigos, a tu familia y a toda la gente que se preocupa por ti.

    Te das cuenta de lo que vales cuando ves que un gesto tuyo le saca una sonrisa a alguien o cuando una mirada hace que alguien se enamore de ti, porque al final son los pequeños detalles son los que te hacen valorar las cosas.

    Un beso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *