Un año más, queda comprobado, el calendario tiene poco que decir a la hora del cambio de estaciones. La primavera es, al fin y al cabo, una actitud -la mejor-, la que te hace ponerle ganas a cada minuto del día y la que le imprime ritmo a tus pasos, porque hace días que andas de otra manera, ¿o es que no lo has notado? Se llama compás. Y, a partir de ahora, ya da igual que llueva, truene o ventee, porque no lo vas a perder. Acostúmbrate a esa sensación de no saber en qué día vives, de las mejores, porque te va a acompañar a partir de ahora más de lo que crees…

Pinterest
Pinterest

Solazo… Salga o no a diario, ya lo hemos visto brillar devolviéndonos la luz que nos debía después de tanto tiempo, estamos con la cuenta en positivo y nunca mejor dicho. Ha venido para quedarse, para levantarnos el ánimo y hacernos comprender que la calle está para pasearla. Te sentará bien, te dará luz a la cara y ganas al alma, tienes menos horas de sueño y más de largas sobremesas que le dan sentido a todo, comprobarás que ves el mundo mejor después de una de ellas. Y es que, como ya sabrás, los mejores consejos no te los van a dar expertos en esto o aquello, simplemente vendrán de esos “tú a tú” con alguien que te quiere ver feliz.

Pinterest
Pinterest

Y, de repente tienes la sensación de querer empezar de nuevo, bendita inquietud que no te permite aburrirte, que te coge por la cintura y te saca a bailar sin importar quién esté mirando. Un paso, otro más y la música sonando… Lo mejor es ¡que ya no habrá forma de parar! Sólo tendrás que tomar aire de vez en cuando, recordar cómo se hacía e inventarte algunas cosas, la vida misma. Porque no nacemos sabiendo, porque a veces estamos muy seguros de algo hasta que dejamos de estarlo, porque hay ideas que son para toda la vida y con otras sentimos que tenemos toda la vida para cambiarlas una y otra vez.

Pinterest
Pinterest

Como las ideas, las estaciones se suceden y es el turno de la primavera… Llegan días de esos en los que te pintarás con la certeza de que no quedará rastro de maquillaje por la noche, sabrás así que la buena cara nada tiene que ver con cómo te perfiles los ojos o el color de tus mejillas, la más bonita es la que se te queda después de hacer lo que te gusta, ni más, ni menos. Y pedirás días, tardes y noches para enmarcar, una copa bien fría y esa canción en ese momento; pedirás sonrisas y buenas palabras, de las que conquistan y no olvidas; pedirás a los que se fueron que vuelvan y a los que escriben cartas que no se olviden de la post data, muchas veces dice más que todo lo anterior; pedirás los primeros baños en el mar de la temporada y puestas de sol, sin filtros por favor.

Pinterest
Pinterest

Y en primavera, pide la luna, que nunca se sabe…

@RocioLacave

9 comentarios en “Yo sí te pido la luna”

  1. Querida Rocío, como siempre qué bonito. Me imagino que ya mismo empezará a oler a Semana Santa, cuanto me gustaría ir. Sigue escribiendo que nos levantas siempre el ánimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *